¡Escolares! ¡Mirad! Esta es nuestra bandera, la gloriosa enseña de la Patria!

Sus colores, azul, rojo, y el blanco de la cruz, símbolos trinitarios como su lema de Dios, Patria y libertad, todos le conocemos desde niño, y le vemos con infantil alegría.

¡Miradla con cariño compañeros!, ¡mirad! Cuán bella es en la combinación de sus colores! Es la misma que, encendida al calor del heroísmo flotando victoriosa sobre el baluarte, el 27 de febrero de 1844, anunció la aurora de redención al pueblo dominicano.

Miradla compañeros con amor y reverencia. En ella palpita el alma de la niñez educanda, el alma de la escuela.

¡Escolares, alumnos del patriótico Colegio Santa Teresita! Vamos a jurarla con el corazón henchido de gratitud y amor a la patria, de Fe y Esperanza en el glorioso porvenir de la República.

¿Profesáis conmigo adhesión y fidelidad a la Bandera Dominicana? – Profesamos. ¿Prometéis conmigo, amarla como todo buen hijo ama a su madre? – Prometemos. ¿Juráis conmigo vivir siempre a su sombra y morir por ella, si necesario fuere como todo buen dominicano? – Juramos.

Compañeros: ¡Gloria a Duarte, Sánchez y Mella! – ¡Gloria!

Escolares: ¡Viva la República Dominicana! – ¡Que viva!